Uzbekistán, país que esconde una increíble belleza tras la magia de su nombre. Ubicada en mitad de Asia, en un cruce de caminos que hacían los comerciantes por la Ruta de la Seda, en ese eje que formaban Roma- Constantinopla -Xian, y en el camino inverso, los mercaderes que venían de Persia o India, ha desarrollado una cultura islámica importante mientras conserva la rica tradición sufí de Samarcanda y Bujara. En el Siglo XIV, Amir Timur unió el territorio de Uzbekistán y creo un imperio más poderoso que el del mismo Genghis Khan. Tras su muerte, en 1405, lo sucedió su nieto Ulugbek, un gran líder político e importante científico, quién diseñó un observatorio único en el mundo de aquella época. En la década de 1920, la creación de los estados-nación dividió a los habitantes en tayikos, uzbekos, kazajos, kirguises y turkmenos, cuando antes se encontraban repartidos en una tribu, creencia o un oficio.

Acompáñanos y descubre que hay detrás de esa puerta…

TASHKENT,una de las ciudades más ricas de todo Asia Central. En abril de 1918, Tashkent se convirtió en la capital de la República Socialista Soviética Autónoma de Turquestán (Turquestán ASSR). . En 1930, Tashkent se convirtió en la capital de la RSS de Uzbekistán, desplazando a Samarcanda. El 31 de agosto de 1991 se declaró en Taskent la independencia de Uzbekistán, tras la ruptura de la URSS, a la que perteneció durante casi setenta años y que dejó una profunda huella en el país. En este momento era la cuarta mayor ciudad de la URSS y un gran centro universitario para las ciencias e ingenierías. En 1966 fue asolada por un terrible terremoto además unido y al desarrollo soviético que destruyó muchos de sus edificios emblemáticos, se ha conservado poco del patrimonio arquitectónico de la historia antigua de Taskent que muestren su antigua importancia como punto de comercio en la Ruta de la Seda.. Sin embargo, podremos apreciar monumentos históricos como el complejo Khasti Imam, donde se conservan unos de los libros más valiosos como el Corán de Usman (S VII). La Plaza de la Independencia y la Avenida de Amir Timur, dondete encontraráscon la impresionante estatua de Amir Timur, el gran Tamerlán y máximo conquistador de Asia Central en el siglo XV. También te recomienda visitar el mercado oriental de Chosru SAMARKANDA, la legendaria capital del Imperio de Tamerlán, al ser un centro donde se mezclaban todas las caravanas que venían de Oriente y Occidente, así se convirtió en la ciudad más importante de su imperio y eje central de la Ruta de la Seda. Por esta ciudad pasaron hace ya algunos siglos Alejandro Magno y el mismísimo Marco Polo. Actualmente, debe su fama a la deslumbrante belleza de las tres madrazas que se levantan en la céntrica plaza del Registán. Enfrente de esta plaza, se encuentra la gran estatua dedicada a Timur. Timur-i-Lenk –Timur «el cojo», apodo que en Occidente se transformaría en Tamerlán. Finalmente te sugerimos visitar el mercado cubierto con sus variadísimos puestos de frutos secos y especies. BUJARA, fue la Capital de la dinastía persa de los samánidas en el siglo IX, Bujara asumió también la función de centro cultural y religioso del islam en Asia Central. Visitar el centro de la ciudad es volver a muchos siglos atrás, con su bazar de tiendas con chaquetas y bufandas de colores y dibujos exóticos. Visita sus pequeños restaurantes de comida local deliciosa y bellísimos monumentos. Bujara conserva antiguas casonas reconvertidas en hoteles boutique que bien vale la pena alojarse y sentirse inmersos en su magia. Recorre el Palacio del Emir con su enorme iwan, que es un pabellón cerrado por tres lados que hace las veces de terraza. El complejo de Po-i-Kalon, con la mezquita y torre de Kalon (Kalyan) y la madrasa de Mir Arab. O el mausoleo de Ismail Samani. JIVA. Es una pequeña joyita. En la antigüedad,fue un oasis al norte del desierto de Kyzylkum, en un camino secundario de la Ruta de la Seda. Reconstruida en la década de 1970, el núcleo antiguo, amurallado y hecho de adobe y ladrillo, pasear por sus callejuelas es como sentirse Alibaba en las “Mil y una Noches!” Cruzando la puerta Ota Darvoza, verás una bella colección de minaretes de azulejos, madrasas y antiguos caravasares. En ese conjunto sobresale la mezquita de Jumma, cuya sala de oración alberga más de 200 columnas de madera que presentan motivos zoroastristas y musulmanes grabados. Mientras paseas por Jiva detente a contemplar el atardecer desde el alminar Kalta. porque quedó inconcluso. Lo mandó construir el kan Mohamed Ami a mediados del siglo XIX para contemplar el camino entre la ciudad y Bujara pero se murío antes de verlo terminado. Finalmente, ¿quieres experimentar una noche en el desierto de Kyzyl-Kum, un impresionante escenario natural entre las dunas de las arenas, y pernoctar como los antiguos uzbecos en su propia yurta…te animas? La gastronomía de Uzbekistán es otra de las grandes sorpresas es muy apetitosa y variada, empezando por sus potentes sopas como el “lagman.” Te recomendamos probar el plato típico del país, “plov,” que consiste en arroz con garbanzos, verdura y cordero combinadas con especies como comino y pimientas picantes cocinado en un wok, y muchos otros guisos preparados a base de cordero y el popular “shashlik” que consiste en unos pinchos de carne molida condimentada con vinagre de vino y pimienta asados a la parrillaque pueden ser acompañados de una buena cerveza del lugar o vino de la región. Finalmente, termina una buena comida visitando una “casa del té”, probando sus deliciosos tés como el té verde o de especies.

¿Por qué elegirnos?

  • Porque personalizamos tu viaje
  • Porque conocemos los destinos
  • Porque podemos flexibilizar las rutas combinándolas...
  • Porque trabajamos con socios locales
  • Porque optimizamos tu experiencia

Nuestros circuitos

Comentarios